La Vida Es Dura Y, Después De Todo, Te Mata

La Vida Es Dura Y, Después De Todo, Te Mata

“LA VIDA ES DURA Y, DESPUÉS DE TODO, TE MATA”


Parece una frase pesimista, y que nada tendría que ver en el blog de un club vacacional, en donde lo que se busca primordialmente es hablar de temas positivos, como la felicidad, la salud, y obviamente vacacionar. No, no es una frase pesimista, la dijo la famosa y hermosísima actriz británico-belga  Audrey Hepburn (1929 – 1993), quien verdaderamente supo lo que es sufrir, y sin embargo fue auténticamente feliz, a pesar de que sus más allegados refirieran que siempre la veían triste, y fuera adicta al tabaco. Abandonada por su padre cuando aún era una niña; en la adolescencia le toca vivir las desgracias  de la 2ª guerra mundial, en Bélgica y Holanda; padeció hambre; parientes cercanos fueron asesinados por los nazis;  sobrevivió viviendo en Holanda a un bombardeo de los aliados; padeció anorexia; fracaso en sus dos matrimonios; y murió de cáncer a los 63 años.

Audrey fue todo, menos una mujer infeliz, como actriz fue extraordinariamente exitosa: Un Oscar y dos Globos de Oro, tres  premios BAFTA (Galardón británico Equivalente al Oscar norteamericano) premios Tony y Grammy;  fue considerada en Hollywood como la 3er mayor leyenda femenina del cine. ¿Qué era lo que la hacía ser una mujer muy feliz?,  por una parte su vida nos confirma que los seres humanos pueden ser mejores, felices y  más sensibles ante el sufrimiento de los demás, cuando sufren o han sufrido, y que no es el sufrimiento sinónimo de infelicidad, sino todo lo contrario.

Probado lo anterior no sólo por la evidencia empírica, es  además una realidad avalada científicamente, entre otros por el psiquiatra, neurólogo y filósofo Víctor Frankl, quien una de sus enseñanzas nos explica el sentido del dolor, el cual es positivo. Frankl no lo descubre únicamente en la consulta psiquiátrica, sino y sobretodo a través de su propia experiencia. Por ser judío austriaco, y haber vivido durante la devastadora segunda guerra mundial, vivió la experiencia de perder a todos sus seres queridos, y experimentar la terrible vida en un campo de concentración para  realizar trabajos forzados, del cual por fortuna y por proponérselo,  sobrevivió.

Volviendo a la vida de Audrey Hepburn, dedicó gran parte de su vida a labores humanitarias en pro de los niños con hambre,  siendo una activa colaboradora de UNICEF, desde 1954. Tres  meses antes de su muerte, sabiendo que estaba desahuciada, viajó a Somalia para ayudar a niños con hambre en extrema pobreza. Sin duda el servicio y el amor a sus semejantes era lo que la hacía ser muy feliz, otra de sus famosas frases explican algo más de su naturaleza, y el porqué de su felicidad: “Nací con una necesidad enorme de afecto, y una necesidad terrible de darlos”

Obviamente para ser felices no es fundamental el sufrimiento, aunque es inevitable. Empecemos por evitar ciertos comportamientos que nos alejan de la auténtica felicidad, veamos 10 de esas conductas que de acuerdo a James Clear nos perjudican. James Clear es un conferencista, autor y experto en temas de superación personal.

  1. Evitar conexiones profundas y significativas (como el matrimonio, amistades cercanas, y mantenerse en contacto con la familia).
  2. La inactividad, sobretodo el estar sentado todo el día, destruye nuestro cuerpo, y aumenta significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  3. Nunca detenerse unos minutos únicamente para respirar. Literalmente necesitamos respirar, pero hacerlo consiente y por uno minutos es útil para la mente y la tranquilidad.
  4. No unirse a una comunidad (espiritual): La religión y la espiritualidad tienen efectos positivos en la vida de las personas.
  5. Hacer caso omiso de nuestras capacidades creativas
  1.  Pasar todo el día en casa sin salir. Es necesario explorar el mundo que nos rodea – ya sea que signifique viajar a tierras lejanas o ir a caminar por el parque cercano a casa.
  2.  Dedicarse a consumir únicamente  en lugar de contribuir y producir
  3.  Trabajar mucho y en un trabajo que no se ama.
  4.  Comer solo. Cuando las personas comen solas son más propensas a tener una alimentación muy compulsiva, además, las dietas tienden ser pobres sin nutrientes adecuados.
  5. Creer que eres indigno de tener salud, felicidad y del amor.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *